Voy andando camino de la Plaza Nueva, entre sevillanos de punta en blanco que se dirigen a ver sus cofradías; el azahar es persistente pero un escaparate frena mi paso: es simplemente cautivador.

La tienda mínima en tamaño encierra un ambiente mágico, especial, hechizante.

No, es porque haya hadas colgadas. Rocío, con toda esa clase que desprende está colocando unas prendas. Se disculpa por el supuesto desorden (os aseguro que todavía no se a cuál se refería); está disponiendo con gusto exquisito las camisetas recién llegadas.

1

De la innumerable lista de detalles que pude observar en este post quería reflejar, como ella me comenta, que son prendas muy bien hechas, en las que se ha cuidado el diseño, el tejido, el patronaje, la confección …Son todas empresas españolas. La ropa que encuentras en Sangrepanola es una apuesta por nuestra moda. Y más aún, es un lugar con tanto gusto que plasma su triunfo: lo bien hecho es distinto. Spain is different.

Los complementos también son especiales. Estratégicamente dispuestos descubres bolsos que son piezas realmente únicas (solo han hecho una), creaciones y trabajos de Fernando.

2

Me animo a elegir prendas como estas, a alejarme del consumo excesivo en el que nos fomenta el low cost y el usar y tirar.

3

Me cuesta salir de la segunda tienda, que descubres al lado del mítico Las Teresas,  el aroma de azahar sevillano me ayuda, pero tengo claro que volveré pronto: quiero  zambullirme en la belleza de Sangrepanola.

Anuncios