¿Nunca habéis quedado con una amiga y solo podéis mirarla a un punto de su cara? Lo peor es que no sabéis cómo decirle de manera cariñosa por qué no podéis mirarle a los ojos sin despistaros a… A ese punto, ejem, a esa colonia de puntos negros que tiene por su frente. La mejor solución: organiza una merienda de chicas en casa un sábado por la tarde y aplicaros la receta que os confío es este post.

La luz de vuestra mirada, la sonrisa que derrocha personalidad no pueden estar ensombrecidas por una piel descuidada o mal cuidada. Es por ello que todas aquellas chicas que tengáis alrededor de 11 añazos o incluso muuuuuchos más, os animamos a que os apuntéis esta receta:

1 cucharadita de azúcar

2 cucharaditas de yogurt natural

3 cucharadita de miel.

Haced una mezcla homogénea, todo diluido y… ¡Listo para aplicarlo en vuestro rostro! Eso sí, no olvidaros de recoger el pelo y quitaros los pendientes antes del tratamiento.

Para aplicárosla son necesarios los dedos de las dos manos exceptuando pulgares. Coged una muestra de la mezcla y esparcirla por vuestra cara comenzando por la barbilla y ascendiendo hasta la frente con movimientos circulares. Uno en la barbilla/mentón, simétricamente alrededor de la nariz, en las sienes, en la frente y un movimiento ascendente de la nariz al entrecejo.

Dejaros el tratamiento actuar 10 minutos y luego con agua fría os lo quitáis. Recordad que el agua caliente abre el poro y ¡facilita que la piel se arrugue y pierda elasticidad! A continuación, con independencia de la edad que tengáis, pulverizaros agua de rosas y ¡a lucir cutis!

* En caso que tengáis alguna duda las consultoras de Fashion 4 you estamos siempre alerta para responder a vuestros correos electrónicos.

Mi consejo: comprad el agua de rosas de farmacia y sin alcohol.

Frecuencia: una vez por semana. Siempre dependiendo del grado de grasa que sea la piel.

 

Anuncios