Vamos a analizar las vías que tiene una moda para introducirse en la sociedad. Es un proceso extraño pero muy interesante. La gente suele creer que la publicidad es quien pone de moda algo, pero ¿qué papel juega realmente dentro de ese proceso?


Utilizar personajes famosos como anuncios vivientes, distribuir noticias sobre efectos curiosos del producto que se desea vender o situar ese producto en una película de éxito son algunos de los trucos que emplean el marketing y la publicidad para crear una moda… y para que nosotros la sigamos. Pero estos no son los únicos métodos que existen para que una moda se asiente en nuestra sociedad.

Durante siglos, las modas se han extendido gracias al capricho de algunos reyes, o a espontáneas iniciativas populares… La moda ayuda en la evolución de la sociedad, cambia con ella y está presente en todos los aspectos de la vida aunque en muchos casos nosotros no somos conscientes de ello. Y es que el hombre copia por naturaleza y con la aparición de los medios de comunicación de masas, esta característica se ha acentuado hasta tal punto que nos encontramos camino de la homogeneidad, esto es, la concepción del mundo como una aldea global.

El ser humano necesita copiar para sobrevivir. Sabemos hablar porque lo hemos copiado de nuestros padres. El aprendizaje de nuestra infancia se basa en reproducir lo que hacen los que nos rodean. A medida que crecemos, cada uno de nosotros desarrolla su independencia de forma diferente. Pero, aunque en mayor o menor grado, todos necesitamos sentirnos integrados en nuestro entorno, no nos gusta ser diferentes. Quizás por eso existen las modas, para intentar igualar nuestras diferencias. “La revolución de 1789 no sólo consagró universalmente los valores de la libertad, igualdad y fraternidad, sino que, en un gesto sin precedentes en la historia de la humanidad, determinó que no habría más diferencia entre las personas por causa de los vestidos”.

Anuncios